Saltar al contenido
Ideas para Decorar

22 tipos de vallas económicas para tu jardín

vallas originales jardin

¿Cansado de no tener intimidad en tu jardín? ¿No te gusta que los vecinos vean lo que haces mientras estas sentadas en tu terraza? ¿Harto de discutir con el vecino cuál es el límite de la propiedad de cada uno?

¿Y a qué estás esperando para poner unas vallas en el jardín? ¿O es qué te parece que es muy caro? En ese caso, ¡te vamos a recomendar una serie de vallas muy económicas para cubrir tu jardín! Te darán privacidad al mismo tiempo que aportarán algo a la decoración de este.

Unos paneles horizontales de bambú tejido

De este tipo de valla hay muchos modelos, de diferentes alturas. Si decides cubrir parte de tu jardín con este, te dará la privacidad que estás buscando, al mismo tiempo que te sentirás cómodo en él.

No es una opción tan fría como la de poner las vallas de cemento, y aporta un poco de estilo a la decoración del jardín. Una valla económica ideal para jardines pequeños y grandes.

Utiliza las plantas

Estas harto de ver como se usa este sistema en muchas casas, sobre todo en las urbanizaciones con piscinas. Poner plantas en las vallas crea una barrera impenetrable.

Nadie podrá ver que es lo que estás haciendo en el interior, y si justo delante de tu muro lleno de plantas pones otras más altas, tampoco podrás asomarse para ver qué es lo que haces. Especialmente si esas plantas son cactus.

Bambú independiente

Te ha gustado la recomendación de bambú, pero, ¿no quieres de ese estilo? No pasa nada, dado que hay otros modelos que te podemos recomendar al respecto. Por ejemplo, un panel de bambú independiente, colocado sobre un pequeño muro de hormigón.

Este te puede venir bien para una separación en el caso de que los jardines de la urbanización estén muy juntos. O, si tienes un gran jardín, pero quieres ganar algo de independencia en una de las zonas, puedes poner el panel de bambú para convertirlo en tu zona de descanso particular.

La clásica valla de madera

vallas economicas

Las vallas de madera son las más económicas del mercado, de eso no cabe duda. Pero también depende del modelo. Ahora, si lo único que tienes es un pequeño terreno en tu jardín, y no te apetece estar viendo a los vecinos, o que ellos te vean, levantada una pared de madera en cada lado.

Así, tendrás privacidad en ese pequeño terreno que es tuyo, para poner una mesa, hamacas o lo que quieras. ¡No podrán ver que es lo que haces!

Paneles prefabricados

A mucha gente no le gusta recurrir a esta solución, porque no lo consideran estéticos. No obstante, es un modelo de valla muy barata, y dan bastante privacidad, ya que son bastante altos.

Además, aunque no sean muy bonitos a la vista, ¿hay algo que una buena mano de pintura no pueda solucionar? ¡Todo es ponerse a ello y listo!

Combinación de madera

¿Qué tal combinar una valla de madera con dos estilos diferentes? Puedes poner una valla hasta una altura media, y luego, sobre esta, levantar una segunda protección con listones de madera horizontales.

Será la protección perfecta para evitar que alguien entre en tu terreno sin permiso, al mismo tiempo que ganas esa privacidad que tanto tiempo llevas buscando.

Listones horizontales

¿Necesitas mucha privacidad en el jardín y que nadie vea lo que haces en él? Para eso están los listones de madera horizontales. Son muchos altos, que pueden llegar por encima de tu cabeza sin problema.

Algo difíciles de escalar. Y, lo que es más importante, nadie verá lo que haces al otro lado, porque no se dejan espacio entre cada listón. ¡Así que es un tipo de valla económica que da mucha privacidad!

¿Sabes lo mejor de esta recomendación? Qué es un tipo de valla que puedes poner tú mismo en tu jardín. Basta con comprar los listones, apilarlos y unirlos. Colocar un soporte para que la valla no caiga y listo.

Vallas de madera en blanco

vallas de madera en blanco

Podríamos decir que es la misma modalidad que la anterior, solo que en este caso te estamos recomendado que sean en color blanco. ¿El motivo? Porque no solo sirven para delimitar el jardín con el de tu vecino, también tiene ese efecto visual de hacer parecer un espacio más grande.

Son las más sencillas, y seguramente las hayas visto mucho en la casa de campo. Aunque tengas el jardín en la parte trasera de tu casa, te puede servir para delimitar el terreno con el resto de lo que hay en la casa, creando una zona para los niños, otra para los adultos, una para el ocio…

Valla de madera

¿Lo único que quieres es delimitar tu territorio con el de tus vecinos? ¿Te da igual que vean lo que estás haciendo en tu jardín? ¡Qué no te quepa duda que tienes que hacerte con una valla de madera!

Son bonitas, son económicas y hay decenas de modelos en el mercado. No las dejes escapar, porque luego te podrías acabar arrepintiendo en el futuro. Dejará bien marcado cuál es tu terreno, y si a los pies de estar plantas unas bonitas flores y árboles en las esquinas, conseguirás un jardín digno de una revista de paisajismo.

Una valla ecléctica

¿Qué mejor forma hay de ahorrar que combinar dos estilos diferentes entre sí? Las vallas de jardín con dos estilos son llamativas, bonitas y aportan algo de carácter a la decoración del espacio.

Gran parte de la valla puede ser de madera, pero las puertas ser de bambú. O toda la superficie de piedra, mientras que una parte será de madera. ¡Cómo tú quieras! ¡Puedes hacer varias decenas de combinaciones que lucirán espectaculares!

Vallas con vegetación

Antes te hemos comentado que podías poner vegetación en la valla para tapar el interior. No obstante, no hace falta que la valla sea muy alta. Al contrario, puedes apostar por una más baja.

Por ejemplo, puedes colocar una valla e piedra, o de madera, que sea de medio metro, más o menos. ¿Y por encima? Pues setos o algún tipo de vegetación que no sea fácil de atravesar y te ayude a ganar esa privacidad que buscabas para tu jardín.

Una valla del mismo estilo que el suelo

¿Has decidido recubrir el suelo de tu jardín con madera? ¿Quizás con losas de piedra? Pues pon una valla que sea del mismo estilo, al menos en una de las paredes del jardín, para crear ese efecto de continuidad que tan bien queda en las casas.

No es una opción muy cara, dado que puedes usar el material de la obra del suelo. Recuerda que siempre es bueno que el suelo y las paredes compartan un poco el color y el material para quedar bien estéticamente.

Enredaderas

vallas con enredaderas


Esta es una práctica muy habitual en las casas con jardín. Es una opción muy económica para conseguir algo de privacidad junto con la valla que compres. Y, estéticamente, queda de lujo.

No obstante, es una opción que solo funcionará en el caso de que hayas cubierto tu jardín con una valla de rejilla. Así que, ¡ya sabes! Si pones ese tipo de valla, coloca enredaderas cubriendo las paredes. Compra una que soporte el sol y la humedad, incluso hay algunas que no requieren de muchos cuidados. ¡Tendrás por fin esa intimidad que tanto buscabas!

Paneles de separación de tejidos

En las casas que tienen una decoración un tanto moderna se están volviendo muy populares este tipo de vallas. Son algo más caras, pero siguen siendo más económicas que las vallas de cemento, por ejemplo.

Dejan la oportunidad abierta al concepto “open Space” y te dan mucha libertad a la hora de decorar tu hogar. No deberías descartarla. Prueba a ponerlo en una parte de tu jardín, y con una buena mano de pintura y unas cuantas plantas, haciendo un jardín vertical, verás cómo queda de lujo.

Que el mobiliario sirva como separación

¿No te gusta mucho lo de poner vallas sin más? Hay otras soluciones que pueden ser igual de prácticas, como el uso del mobiliario como un elemento de separación.

Aquí estamos hablando de levantar una estructura, un mobiliario alto, sobre una pequeña plataforma, en forma de L, o de U, que sea independiente. Colocado en el límite de tu jardín, marcará el final o comienzo de este. Además, al estar metidos en un espacio semicerrado, parecerá que tenéis algo más de privacidad.

Paneles enrejados

¿Un tipo de valla que sea barata pero que también tenga un cierto toque estético? Está claro que lo que estás buscando son los paneles enrejados. De este te hemos hablado antes al recomendarte que pongas enredaderas.

Pero hay diversos modelos. Están los clásicos modelos de reja que forman pequeños cuadrados, los que cuentan con listones de madera colocados en diagonal para dejar pequeños huecos a la vista, los de rejilla que se suelen poner sobre un muro de piedra.

Podrías combinar diferentes modelos para tener una pequeña decoración ecléctica en tu jardín. Son bonitos estéticamente, son baratas y los puedes cubrir con plantas para conseguir más intimidad.

Vallas metálicas

¿Te parece que la madera es un material muy frágil y que podrían entrar en tu terreno fácilmente? Pues hay otras opciones más resistentes, como son las vallas metálicas.

En las tiendas hay diferentes modelos, que se ajustan a las necesidades de cada cliente. Por ejemplo, las vallas acabadas en punta de flecha, para poner sobre un muro de piedra. O, si lo que quieres es crear una pequeña separación en el jardín, porque vas a poner un huerto, una valla metálica de rejilla baja, para aislarlo.

Valla de varios niveles

vallas metalicas para decorar el jardin

A mucha gente no le gusta que parezca que su jardín está “encerrado y aislado” como si se tratase de una cárcel. De modo que, gracias a la creatividad, existe lo que se conoce como vallas por niveles.

¿Qué en qué consiste este sistema? Sencillo; se trata de poner una valla baja, y sobre esta vegetación. Luego tras esta se pone otra más alta, que será la que te dará intimidad de verdad, con algo de vegetación colgada de ella. Te da la intimidad que buscas al mismo tiempo que te permite tener algo de vegetación en el jardín.

Césped artificial

Este tipo de valla estás harto de verlo en las urbanizaciones. Hay dos opciones: o bien poner un marco de madera que cubra todo tu terreno del jardín o bien que sea de rejilla.

Entonces, este se recubre con un césped artificial grueso, que impide que se vea lo que sucede al otro lado. Ideal para sitios con mucha humedad o los que buscan un jardín completo y con mucho estilo. ¿Por qué no probarlo? ¡Seguro que te encantará el resultado final al usar este método!

Materiales reciclados

Si vas a comprar una valla alta en lugar de una estándar, que ya sabes que es más cara, ¿existe alguna forma de que esa valla sea más barata? Por supuesto que sí: comprándola de materiales reciclados.

Por ejemplo, puedes comprar una valla que se haya hecho con palets, o reutilizar la madera del suelo que hayas quitado en una de las habitaciones de la casa para hacer una valla nueva. ¡Así ahorrarás mucho dinero!

Mosquiteras

Si, puede que no sea la opción más “bonita” estéticamente hablando, pero va a ser el tipo de valla más económica que te vas a encontrar en el mercado.

Por un lado, si la compras con un buen grosor, el vecino no podrá ver lo que haces. Por otro, son altas y evitarán que algunos insectos entren fácilmente en tu jardín. ¿El problema? Que cada cierto tiempo hay que renovarlas y deben estar bien sujetas para que no se las lleve el viento.

Hojas de acero

Nos queda una última recomendación en vallas económicas que recomendarte. Se trata de una valla de acero que haya sido tallada con láser. Es una opción espectacular y llamativa, que impacta a la vista por lo hermoso del detalle con el que han sido trabajadas.

A pesar de lo que pueda parecer por el resultado final, es una opción bastante económica, así que no te agobies por el dinero. ¡Quedarán de lujo en tu jardín!

Algunos consejos a la hora de elegir la valla para el jardín

vallas de jardín economicas

Hay que tener mucho cuidado a la hora de elegir que valla vas a poner en el jardín, porque, aunque te vaya a dar privacidad también puede afectar a este. Así pues, ¡sigue nuestros consejos!

La valla económica, pero de la altura adecuada

Hay que tener mucho cuidado a la hora de comprar una valla alta, porque esta puede dañar por completo la salud de tu jardín. Por ejemplo, pongamos que tu jardín no recibe mucho la luz del sol.

Si pones una valla alta, este quedará por completo a la sombra, y eso no es bueno ni para tu salud ni para la de tus plantas. Así pues, en estos casos es mejor poner una valla de tamaño estándar, con algunas plantas para darte esa privacidad, pero que no mida más de 1.5 metros.

Ahora bien, si tu jardín recibe mucha luz del sol, sí que puedes poner una valla que sea bastante alta. Ganarás privacidad, pero al mismo tiempo crearás una zona de sombra dentro de este. Algo que te vendrá muy bien para estar al fresco.

¿Qué plantas vas a tener?

La elección de la valla que coloques tendrá mucho que ver con el tipo de planta que vayas a tener. Esto está un poco relacionado con lo anterior que te hemos comentado.

Ya sabrás, y si no puedes mirar otros de nuestros artículos, que hay plantas que requieren de mucha luz y otras que menos. ¿Cuáles son las que hay en tu jardín? Si son plantas que necesitan mucha luz, poner una valla de paneles que impida que les dé el sol no es bueno. Y, por el contrario, si son plantas que necesitan poca luz, pero la valla es abierta, hará que entren en contacto con el sol y las hojas se quemen.

Así que tenlo presente cuando vayas a la tienda a comprar tu nueva valla de jardín. Compra una que no vaya a perjudicar la salud de tus plantas.

¿Qué uso le vas a dar al jardín?

El tipo de valla también vendrá determinado por el uso que le vayas a dar al jardín. Si vas a pasar mucho tiempo en este, y no te gusta nada que los vecinos vean lo que haces, la valla tendrá que ser alta, para daros privacidad.

Ahora bien, si tienes buen trato con los vecinos, y solo quieres delimitar el espacio, una valla de tamaño estándar será más que suficiente. Recuerda que le puedes poner algo de vegetación para que haya más intimidad.

Pero, si el jardín solo lo vas a usar para tener un pequeño huerto, o te gustaría dividirlo por zonas, pon una valla baja, que sea de madera o de hierro. Solo necesitas eso.